¿Qué es el Ecstatic Dance?

Las sesiones de Ecstatic Dance no están basadas en una clase o en una técnica, sino en la creación de un espacio de comunicación no verbal, de LIBERTAD en el que puedas ser tú mism@, expresándote a través del baile y el MOVIMIENTO. La música es un kalidoscopio de ritmos variados; que nos hacen flotar juntos como individuos de una gran familia, en un mar de sensaciones. El Ecstatic Dance es un movimiento internacional, cuyo objetivo es crear COMUNIDAD a través del baile.

 

Espacio de Libertad

Un lugar donde se crea un entorno íntimo y cálido, donde sentirse cómodo para abrirse emocionalmente y experimentarse a través del movimiento que la música genera en tu interior.

Es un contexto adecuado para el gozo y el disfrute sin los inconvenientes de las discotecas tradicionales, como son los horarios, el espacio, el humo y el alcohol. Ecstatic Dance es una experiencia apta para todo tipo de personas, pues no requiere ningún conocimiento ni experiencia en danza.

El Ecstatic Dance, puede ser desde una forma lúdica de baile a una experiencia única de conexión. A través del baile se expresan y se sueltan viejas emociones… depende de ti hasta donde quieras profundizar y tienes la total libertad de hacerlo.

Libertad en Movimiento

Es una novedosa propuesta de ocio, pero también buena herramienta de desarrollo personal y autodescubrimiento. ¿Hay músicas que te cuesta bailar?, ¿ritmos que te aburren?, … La vida es como el baile, a veces hay melodías muy placenteras y a otras no tanto, ¿te gustaría poder bailarlas todas?… La vida baila dentro de ti.

Baila como tu desees, siéntete libre de explorar, de disfrutar de tu movimiento, de encontrar placer en las diferentes emociones, alegría, entusiasmo, tristeza, miedo,…

Respétate a ti mismo y a los demás. Puedes disfrutar solo o acompañado, el ED es también un espacio de contacto; visual, físico, emocional y energético.

No hay metas, ni expectativas, ni estructuras, solo unas sencillas pautas.

Movimiento en Comunidad

Una sesión de Ecstatic Dance empieza con un circulo, una breve explicación del funcionamiento, y un calentamiento físico. La sesión de música y movimiento libre, inspirada en la mutua conexión entre DJ y participantes, dura aproximadamente entre dos y tres horas. Al finalizar se crea un círculo con tod@s l@s participantes donde se ofrece un espacio para compartir la experiencia y expresar en palabras lo que se ha sentido.

Durante el ecstatic se generan vínculos y si bien es una experiencia individual, al mismo tiempo también es colectiva, como una gota dentro de un océano. La palabra que siempre llega a mi boca tras un buen ecstatic  siempre es GRACIAS, mi corazón se abre, regreso más ligero a mi casa y me apunto en la agenda cuando es la siguiente.

La comunidad crece cada día, y puedes mantenerte conectado allí donde vayas (ecstaticdance.org)

Sin zapatos, sin palabras y sin juicios

Bailamos descalz@s (siempre que el suelo lo permita), para un mayor contacto con el suelo y conexión con nuestro cuerpo. La ausencia de energía social y bla, bla, bla,… fomentan otros tipos de comunicación espontánea, como pueden ser el juego, la risa, el contacto o la conexión. A través de la expresión libre, ya sea cantando, silbando, gritando o llorando, el movimiento se expande, la energía se activa y la creatividad sorprende en cada momento. Es imposible parar la mente, pero podemos bajar nuestro analizador, juzgar lo menos posible, lo que vemos, lo que escuchamos, lo que sentimos, … cuanto más nos entregamos a la experiencia, más nos llevamos. A continuación 8 consejos prácticos.

#1

Ven sin expectativas

#2

Comunicación NO verbal

#3

Baila como tu desees

#4

Respétate a ti mismo y respéta a los demás

#5

Baila descalzo

#6

Déjate llevar

#7

Trae agua y ropa cómoda

#8

¡¡Disfruta!!

Con todo nuestro respeto y gratitud a:

Contacta con nosotr@s

Sea para lo que sea, bailar, facilitar, ofrecer salas o simplemente curiosear, por aquí puedes contactar con nosotr@s

9 + 12 =

Fotos y video de Fran Moran, Anna Pitscheider, Jorge Gareis y Laujan.